Profesor Monday Zofana

Monday Zofana versión inglesa. Traducción Camilla Flecha

Crítica Enrique Zattara Todo queda entre paréntesis

Presentación  Juan Toledo

 

 

Monday Zofana

Mario Flecha

Translation Camilla Flecha

 

At the entrance to the professor’s consulting room, at eye level, is a bronze plaque with black letters in bas-relief.  ‘Professor Monday Zofana.  Clairvoyant – African Healer’

-My wife castrated me twice – said Juan Lieb.

-Impossible – replied Professor Monday Zofana.

-Let me tell you.  I married a beautiful woman. Excited by her beauty, I tried to describe her to those of my friends who didn’t know Rocio Anes, which was her name, but I found it difficult as my language was limited to the sale of toothpaste, a profession I had inherited from my father.

I could describe the almond colour of Rocio’s eyes, the Greek or Roman nose, the angular cheek bones that escaped from her face, her slender fingers and the attraction provoked by her presence, but nothing more.  She was brilliant but she had the misfortune of having a thought process without twists or turns and she never let the opportunity of explaining that two and two do not make five pass and in so doing, confirmed that her vision of life was irrefutable.

She worked in the Institute for Nuclear Investigation.  Science had taken over her logic; the rules, ways and forms of scientific knowledge dictated.  When we started dating, we found we had little in common but we didn’t think this would stop us from loving each other.  We lived together for four years without understanding that the reality around us distanced us inexorably from each other.

As time passed, our differences became sharper with infrequent, boring conversations almost always revolving around nuclear energy or the importance of chlorophyll for preserving teeth, until one day, she tired of the daily separations and decided to abandon me.  She left one October afternoon when the last leaves of autumn swirled uncontrollably in Newington Green.  As she left she waved goodbye.

-Goodbye, I’m going to live in Suzy’s house-she said.

She went without explaining her motives.  I stood still in the door frame of the flat while she dragged a suitcase full of her clothes and books down the stairs.  Loneliness had two unforeseen consequences.  The depression, breaking up with Rocio had affected me where it was most painful and I discovered my sexual impotence.

– I’m ill – I told myself.

One rainy midday, I decided to travel by bus.  I got on the bus at Newington Green, ex refuge of bible printers and religious dissenters, home of the American author Edgar Allan Poe, the spy Daniel Defoe, author of Robinson Crusoe and of Mary Wollstonecraft who, in 1792, published A Vindication of the Rights of Woman, which was the first feminist treatise; she was also Mary Shelley’s mother.

I climbed the stairs, bumping into the windows, sides and handrails of the bus.  Inertia plus the driver’s brusqueness making me wobble while at the same time, I imagined him looking in his driving mirror as we advanced towards Essex Road, following the sinuous curve of Newington Green Road.

Pleased to see that the front seats of the bus were empty, I sat down in my favourite place.  On the other side of the passage you and your friend were travelling, whispering in various languages.  From the odd words I heard l began inventing a conversation with Masonic characteristics.

The word superstition often filtered through your conversation as did fragments of divine strengths, coloured talismans, precious stones, miracle cures. – An esoteric Laurel and Hardy- I said to myself ironically.  I watched you secretly while you gesticulated animatedly.  Your fat friend spoke English very clearly.

I remember him saying-The Pope’s blessing from the Vatican is not the same as yours in Hackney.  You replied- Of course not, I am connected to cosmic vibrations, the mysteries of the unconscious, with visible and invisible entities and he is not.-

Getting up on arrival at Oxford Circus you continued- I abandoned the Catholic church three years ago and now I devote myself to curing patients, combatting the influences of demons in order to restore their health.  I am more interested in re-establishing the material rather than the spirit although a sick soul is not very pleasant.

Of course they pay me for my work.  I leave a hat which they put money in, it’s a way of saving me from the guilt I feel at exchanging my silences for their problems.-

I remember you got up and, holding onto the handle on the back of the seat, turned your hand towards me and handed me a card offering your services.

– You are depressed, come and see me-you said as you went downstairs.

At Oxford Circus you got off the bus and disappeared amongst the crowd of people walking, looking at shop windows or escaping themselves.  I held the rectangular card in my hand: Professor Monday Zofana  CLAIRVOYANT AFRICAN HEALER

I come from the most powerful tribe in Africa and thanks to my incredible power I can help resolve your problem of luck business love sexual impotence evil eye protection restore relationships business problems with alcohol and tobacco, chronic illness my work is guaranteed and serious not words but deeds I am the route to your happiness and the guide to your destiny ring me without obligation on 07358 236.  I also read tarot cards and I am a shaman specialising in witchcraft. Results in 3 to 7 days.

Your friend sat down beside me and apologised.

– Don’t pay any attention, he’s mad, he told me that precious stones protect us from illnesses because spirits with mysterious virtues live in them and if you manage to connect with them, they will look after you.  Even a brick can have significant effects of healing and happiness.  I don’t believe it. Oh! And the brick must be given to you, you can’t go and buy one and expect the same results as when somebody thinks about you and gives you a brick.

-Thank you – I said, reading the card that I held between my fingers.

-I hope you are not thinking of ringing him- said the fat man.

The conversation I had heard reverberated in my ears.  Who could I ask to give me a brick I wondered.

I organised a dinner party and asked my friends to bring a brick.  Only Maria, Ricardo and Daniel came.  Maria, with her feminine touch, brought a brick and I am sure it was the only one she had seen in its natural state, she used it to keep her dining room door open, while Ricardo and Daniel had painted some huge cardboard boxes an orange red.

We ate, drank, talked and laughed.  When they left, I stayed alone in the middle of the dining room with the brick on the table and I watched it as if I had discovered the beginning of the universe.  I lifted it up with my hands until it was at eye level, looking at it with a contorted face as if I was trying to hypnotise the brick, I entreated:- Dear Brick, I know that you possess mystic fluids which give you the divine power to cure me.  I beseech you that just as the positive magnet attracts the negative and in that exchange of dark strengths you, oh Lord of the Bricks, radiate mysterious magnetisms capable of getting rid of the demons from my body- I finished and burst out laughing.

The brick remained motionless.  With my fingers, I stroked the rough texture and felt certain stimuli as from an electric current running through my body.  When my fingertips moved around the magic fissures of the brick I could feel the way my pants separated from my pubis and my penis grew and grew.  Without understanding what was happening, I shouted with happiness. – I’m cured!

My happiness didn’t last long.  Several months later as I was making my bed, I was surprised not to find the brick where I had put it. – Where is the brick?  Nervously, I turned back the sheets to look for it, sure that I had put it on the left-hand side between the mattress and the foot of the bed.

The sprung mattress was strong inside and soft outside although for unknown reasons which I attribute to the changes of temperature that prevail in the bedroom, it had shrunk by ten centimetres in length, the space which I had taken advantage of to hide the brick.

-It’s too big to disappear- I told myself. Twenty five centimetres long by eleven wide and three high can’t easily hide in this room of white walls, white furniture and nearly white floor.  It could be under the bed, maybe it fell on the floor and rolled towards the middle though it is hard for a parrallelpiped to roll.

I knelt down to see if I could find it, lifted the sheet and with the help of a torch I shone light between the legs of the bed and discovered only accumulated grey dust just like that which invaded the corners of the house.

Exhausted by the asphyxia brought on by the anxiety and fear of approaching impotence, I resigned myself to the loss.  Two days later I got an email from Rocio:

Dear Juan, I needed to see you yesterday.  I found a key to your flat in my suitcase and I went to find you.  As you were out, I walked through what was our flat, I cried grieving for all the things we did not do together.

After a lot of tears, I decided to go to your bedroom.  I walked around the bed where we had enjoyed unforgettable days and nights until on reaching the foot of the bed I found a brick half hidden between the mattress and the sheets.  Not knowing what it was doing there, I decided to take it with me and throw it into a dustbin on my way home.  Love Rocio.

When Juan finished telling Professor Monday his story, the latter looked at him saying- You are right. Unfortunately the reiteration of the symptoms of your illness have been corrupted by Satan’s diabolical powers and I won’t have anything to do with him.

You know I am the way to happiness and the guide to destinies but…..- But what? – Nothing.  Your path is very tortuous and your destiny uncertain.  Putting his hands together he made it clear the consultation had ended.

-Oh! May I remind you that there is a hat by the door, don’t forget to put some coins in.

El Ojo de la Cultura Hispanoamericana

Todo queda entre paréntesis

April 29, 2019

Profesor Monday Zofana, de Mario Flecha. Ediciones Jafre Project, Londres, 2019

Reconocido crítico de arte, fundador de varias revistas y – más recientemente – de la Bienal de Arte de Jafra (España) y del misterioso Museo de las Palabras, el argentino (que se reivindica a sí mismo paraguayo) Mario Flecha, acaba de lanzar un nuevo volumen de otra de las facetas de su actividad creativa: el relato corto. Flecha ya había publicado anteriormente Los vendedores de humo y – en conjunto con Vicky Rosenberg y el psicoanalista Gregorio Kohon, Truco gallo.

En esta oportunidad el escritor nos entrega Profesor Monday Zofana, título tomado de uno de los cuentos incluidos, en que un misterioso profesor africano, chamán y chanta al mismo tiempo, es testigo del karma de un protagonista abrumado por la conciencia de un destino lúgubre, al que parece estar abonado por el abandono de su mujer, y que no vacila en emprender las más esperpénticas soluciones para librarse vanamente de su impotencia.

En “Diato”, un hombre y su perro encuentran en un parque, como el fotógrafo de Blow Up, a un hombre que ha de morir, un cruel ex soldado inglés que se ha cebado con los afganos en la guerra ordenada por el imperio americano. Nunca sabremos si el protagonista resuelve, finalmente, matar o salvar a John Brown, pero en todo caso, el destino interviene sin que su elección importe un pito.

“¡Ojo con las fotos!” retoma con final insólito la antigua creencia de que las fotografías se roban el alma de los individuos, pero en este caso al ególatra escritor José Diodemes le espera un destino aún más inquietante. Una profecía trágica se cumple en “Pezones envenenados”, aunque como todas las profecías cada uno puede interpretarla a su manera. O inventarla. Remitiendo a la mirada del pintor sobre la figura femenina famosamente analizada por John Berger, “Los dedos de Anastasia” desarrolla la relación del protagonista con una hermana gemela y con su amada (la de él) manteniendo una intriga que gira alrededor de una presunta deformidad de ésta última, y de paso deja una irónica reflexión acerca de lo obsesivamente perturbador que puede resultar un detalle físico inesperado en la persona que se ama.

“Cintas magnéticas”, por su parte, cuenta las desventuras de un involuntario militante de la resistencia peronista envuelto en la difusión clandestina de unas cintas grabadas por el propio Perón para adoctrinamiento de sus huestes (las cintas, vale la pena aclararlo, realmente existieron a principios de los 70), quien encuentra el alivio a sus preocupaciones en un hilarante final.  En “Muñeca brava”, en cambio, asistimos a una especie de thriller del género de crimen en clave de dislate, excusa apropiada para tomar en solfa las típicas historias de los bajos fondos inmortalizadas en el tango.

En “Embrollo”, quizás el relato más logrado, detrás de la desopilante trama de varios estafadores estafados que giran alrededor de una pintura valiosa, se esconde no sólo un sarcasmo acerca de la circulación de la obra de arte en el mercado, sino una reflexión sutil sobre la autenticidad en sí misma y, en todo caso, sobre la falaz frontera entre la copia y el original, tema de tanta filosofía francesa contemporánea. Una cuestión sin duda emparentada con la que se plantea en “Punto y coma”, una delirante pero sugerente visión del plagio y (por cierto) un sarcástico retrato del mundo literario y editorial en los márgenes del mercado.

Y para completar el libro, se incluye la publicación complementaria de un homónimo poeta brasilero residente en Canadá que escribe haikus. De quien – aunque Flecha me asegura que es real y es su amigo – nunca estaremos seguros de su existencia.

Con su habitual desparpajo, Flecha nos echa encima el desafío de ser capaces – entre tanto despropósito voluntario – de hacer un juicio sobre su libro. Pero juicios aparte (o al menos entre paréntesis), no hay duda de que se trata de un narrador experimentado, capaz de generar imágenes singulares como la de aquel pub en que “una jovencita pecosa atendía a los clientes, sirviendo con una mano y cobrando con la otra, corriendo en los dos metros cuadrados de espacio que tenía a su alrededor.  Luis la miró y pensó en los peces de colores que van de un lado al otro de la pecera, sin golpearse, girando en el momento preciso para esquivar la pared de vidrio”. Y de usar sus tramas como excusas que permiten traslucir un mundo de antihéroes – o de fracasados sin remordimiento-, artistas frustrados, revolucionarios desencantados (“Agustín y Sofía se fueron de Londres a Barcelona dejando la revolución abandonada”).  Sin olvidar, como al pasar, una crítica aparentemente inocente pero despiadada a la sociedad británica (“La Monarquía inglesa tenía las espaldas muy anchas, capaz de sostener la explotación del pueblo que seguía soñando con el pasado imperial”). Unas narraciones construidas a fuerza de frases cortas, siempre agudas, sin adornos innecesarios. Y donde detrás de lo inmediatamente visible, de la ficción en sí, siempre hay algo más para leer.

¿O no?

A ver si no va a ser que en definitiva  Profesor Monday Zofana se ríe de nosotros, presuntuosos lectores siempre en busca del sentido último y el develamiento hiperracional. Porque después de todo, la ficción no es muy diferente de la caracterización que se hace del comercio en uno de los cuentos: “el comercio tiene sus leyes y son muy simples: engañar dos veces, mentir para comprar barato y mentir para vender caro”.

E. D. Z.

VerapoiesisMay 7, 2019 at 8:26 AM

Yo soy el tocayo y, sin duda, existo. El texto de Mario es hipnotico.

REPLY

  1. 1.
    Enrique ZattaraMay 13, 2019 at 3:10 AM
    Es bueno saberlo, porque con Mario nunca se sabe…
    Bienvenido a El Ojo de la Cultura!!

 

ENTRE LO ABSURDO Y LO COTIDIANO

JUAN TOLEDO

11 OCTUBRE, 2019

Nos complace anunciar la publicación de una nueva colección de cuentos de nuestro colaborador y amigo Mario Flecha.  Y aquí Juan Toledo nos recuerda por qué este nuevo libro es perfecto para comentar sobre lo que realmente significa el placer de leer

Siempre se habla del placer de la lectura, pero en realidad ¿en qué consiste ese placer? ¿Qué es lo que hace que disfrutemos o no un libro?  Podríamos, no sin cierta cobardía, eludir una respuesta y afirmar que todo arte es subjetivo y que  el gusto de leer depende de un sinnúmero de factores personales y sociales como la educación, la edad y hasta el ingreso per capita. En fin tendríamos casi carta blanca para elegir y enumerar razones diversas y hasta improbables.

No así, no creo que sea así. Quizás la lectura es una acción mucho más mundana y emocional de lo que pensamos. Y en lo emocional no me refiero a esos supuestos paradigmas que suponen encontrar la palabra justa a lo Flaubert o la palabra feliz, a lo Borges. Tal vez sea posible argüir que lo emocional es aquello que le confiere a lo mundano un valor, lo que realmente le otorga un significado. La lectura es un acto tan común como rústico y solitario. De igual manera creo que uno de los placeres indelebles de la lectura está en ese reconocimiento y evocación personal que ciertas páginas o historias generan en nosotros. Entre más nos reconozcamos en un texto mayor es la posibilidad de disfrutarlo. Y es justamente ese reconocimiento de algunas de mis propias experiencias que ha hecho que disfrute tanto de Profesor Monday Zofana, la colección de cuentos de Mario Flecha.

Como muchos buenos libros, Profesor Monday Zofana es un libro breve. Recoge nueve relatos todos muy diversos. Es una diversidad que intuimos ha sido posible a partir de las diferentes experiencias personales del autor.  Y como lectores, contamos con la fortuna que Mario Flecha sí ha tenido eperiencias de donde nutrir sus historias. Nacido en Buenos Aires en 1949, de padres paraguayos, su niñez la pasó en el barrio Barracas cerca del riachuelo, no río, Reconquista y del puente con el improbable y aliterado nombre de Prilidiano Pueyrredón. Según las malas lenguas Reconquista está más contaminado que el río Styx y el infierno mismo. Allí en el siglo XIX se ahogaron primero un escocés y luego su novia con lo cual es posible explicar en algo su alto grado de contaminación.

A los quince años  empezó a trabajar en la redacción del diaro Crónica, según él “un pasquín sangriento” de esos que solo existían en Latinoamerica. Allí, se desempeñó como “refritero” es decir: plagiador de noticias de otras fuentes que él re-escribía enmascarando el verdadero origen de la noticia. Una especie de metaficción para aquellos que tengan una preferencia por el lenguaje estructuralista fránces.  Pero por alguna extraña y morbida razón, Mario decidió que eso era lo suyo y años más tarde se matriculó para estudiar periodismo en el famoso, pero ya ahora olvidado, Instituto Moreno.

El 5 de junio de 1975, un día después de una de las ya tantas crisis financieras e hiperinflacionarias argentinas, Mario cruzó el Atlántico y aterrizó en Londres. Y como todo inmigrante que se haga respetar, el azar lo ha convertido en un polifaceta. Primero hizo joyas de plata haciendo honor al nombre del país que lo vió nacer. Después trabajó con marcos y muebles y su taller se transformó en una galería de arte contemporáneo, un destino y una práctica que que ha seguido con él hasta nuestros días. Por muchos años Mario editó y publicó una revista en inglés de crítica de arte contempóraneo llamada Untitled. Algo así como una publicación sin título que lo ocupó por trece años hasta el 2006. Actualmente vive en el norte de Londres en una calle que quizá explique bastante bien su gusto por la prosa, Poets Road.

En la actualidad, distribuye su tiempo entre Londres y Jafre, un remoto y diminuto pueblo en Cataluña que según Mario fue visitado en una ocasión, vaya a saber uno si ficticia o apócrifamente -que en este caso vendría a ser lo mismo, por Julio Cortázar y Alejandra Pizarnik. pero además de ser amanuese de diario amarillista, periodista, joyero y editor de una revista de arte, Mario también ha sido, y aún lo es, director de la bienal más breve y pequeña del mundo – La Bienal de Jafre –  y fundador de un museo que no busca preservar nada para la posteridad. Un museo sin paredes, sin objetos llamado El museo de las palabras.

Y aquí es de vital importancia subrayar que las historias que escribe no excavan ideas arcanas asociadas con el arte conceptual o el recargado lenguaje contextual del mundo de la curaduría.  Todo lo contrario, sus historias parecen destilar una escepticismo inteligente ante las pretenciones del mundo político y artístico en donde se destaca lo absurdo, la prevalencia de la mentira y el engaño como forma de convivencia y de poder, y esa incongruencia constante que significa ser inmigrante y estar obligado mental y emocionalmente a habitar dos o más mundos al mismo tiempo.

El reconocimiento, la evocación y por lo tanto placer que despierta la lectura de esta novena de cuentos está en que se destaca esa continua relación entre la vida latinoamericana con la rutina europea y también londinense. En el cuento que le da título a la colección, Profesor Monday Zofana hay un prodigioso curandero que “te puede ayudar a resolver tu problema de negocios suerte amor impotencia sexual y mal de ojo“. Al leerlo, ese relato de inmediato me transportó a la Avenida Caracas con calle 54 de Bogotá donde el Indio Amazónico, un mestizo melenudo y un tanto obeso que no era ni indio ni amazónico, publicitaba su oficina con un enorme figura plástica emplumadaa de casi dos metros pero con similares o quizá mayores poderes curativos que las del susodicho Profesor Zofana.

Todas y cada una de las historias están salpicadas de originalidad y humor. El vendedor de productos dentríficos  que es “castrado” dos veces pero se excita con la presencia y textura de un ladrillo y cuyas cada vez más infrecuente y aburridas conversaciónes con su pareja que labora en una centro de investigación nuclear giran “alrededor de la energía nuclear o la importancia de la clorofila para la preservación de los dientes.”   Así también hay un cuento sin palabras pero con tildes y comas que gana un premio literario; un Juan que se hace llamar John y cuya falsedad se extiende mucho más allá de su nombre; un egocéntrico  novelista quien literalmente se desvanece y el joven por primera vez enamorado cuya idea platónica del amor le obliga a rechazar la posibilida del más mínimo defecto físico en su amada.

Lo que Mario logra con su libro es recordarnos cómo los latinoamericanos en Europa nos hemos tenido que reinventar cada uno a su manera. Y que esa reinvención no implica que olvidamos el tercermundismo que también existe aquí en el viejo continente, ahora probablemente más evidente que nunca. De igual manera nos permiten entrever cierta fachada oficial del mundo de la política, el arte y hasta la literatura. De cómo ese rostro oficial está realmente adornado de pequeños engaños y egos distorcionados que esconden un mundo donde la falsedad y la mediocridad son componentes permanentes de la ficción que esos mundos representan.

Info
Category:
Book Stockist:

Date: